sábado, 21 de abril de 2018

Larga Espera en la Noche Castellana, Sobria y de Penitencia

Zamora, a 21 de abril de 2018

Después de casi una semana de Pasión, y quedando aún los principales días de la Semana Santa por acontecer, llegamos al Miércoles Santo, para mí un día especial desde hace pocos años, un día de reunión, de coloquio, de intercambio de anécdotas y opiniones semanasanteras y de tapear con amigos y compañeros de la asociación que comparten un mismo gusto en estos días, nuestra Semana Santa.

Podía haber elegido escribir alguna vivencia mía de cuando era pequeño o más actual, pero ya lo hice el año pasado cuando publiqué la Crónica del Martes Santo: Camino del Vía Crucis, crónica  muy emotiva por lo que he vivido, vivo y viviré en esa procesión de la Cofradía de Jesús del Vía Crucis. Junto con la procesión de la Cofradía de Jesús Nazareno – Vulgo Congregación, el Viernes Santo, y la anterior citada, son las dos únicas cofradías de las que soy hermano, y en sus procesiones, en una como hermano con farol por el momento, y en otra como hermano de paso, cargando; y en lista de espera de otra, la hermandad conocida y austera de “Las Capas…”


Sí, exacto,  me estoy refiriendo a la “Hermandad de Penitencia - Santísimo Cristo del Amparo”, popularmente conocida como “Las Capas Pardas”, debido al hábito que visten todos sus hermanos en la procesión. Ésta hermandad, es relativamente “nueva”, ya que aún no ha llegado a ser centenaria, han pasado 62 años desde su fundación en 1956 a iniciativa de D. Dionisio Alba Marcos; al igual que otras cofradías de Zamora, como es la Cofradía de Jesús del Vía Crucis, que en 2016 hizo su 75 aniversario, también reconocer a la Hermandad Penitencial del Santísimo Cristo del Espíritu Santo con apenas 45 años desde su aprobación canónica, o la Hermandad Penitencial de Nuestro Señor Jesús de Luz y Vida, que éste año 2018 cumple 30 años, o la más reciente con apenas 8 años desde su fundación en 2010, la Cofradía de la Virgen de la Esperanza, antigua Sección de Damas de la Virgen de la Esperanza, que pertenecía a la Cofradía de Jesús del Vía Crucis.

Allá por 1993 mi padre nos inscribió a mi hermano y a mí a la vez a la lista de espera de “Las Capas”, no me acuerdo  de eso porque tenía apenas 3 años, pero me lo dijo mi padre y me enseñó la solicitud de alta como justificante del ingreso a la hermandad. Pasaron los años y ya con más uso de razón, arraigando la tradición semanasantera por parte de mi padre, que como cualquier persona semanasantera comienzas a ver las procesiones y empiezas a entenderlo todo desde pequeñito, ya que es lo que vas aprendiendo, y es que de verdad te está gustando el tema semanasantero de las procesiones, si no, no hubiera vuelto a ver ninguna…


Me acuerdo de cada Miércoles Santo, justo para ver la procesión, que si no ha sido siempre, ha sido casi siempre, esa noche de mitad de la semana, se convierte en muy fría, en heladora, quizás sea para darle más realismo ésta noche castellana, ésta noche serena, una noche de respeto, de luto y de penitencia no sólo para los hermanos y hermanas de acera, si no para los propios hermanos de la hermandad que van con la Capa Parda, la cual, abriga bastante. Ésta “Capa Parda Alistana” es el emblema, o mejor dicho, seña de identidad de la hermandad, que espero poder llevar algún año dentro de la procesión, cuando me toque salir como hermano, ya que llevo 25 años en lista de espera, y sé que me va a tocar una larga espera de varios años todavía hasta poder salir si no hay novedades ni muchos cambios en la hermandad, porque sé que llegará ese día, simplemente, lo sé.


Anteriormente cité como seña de identidad la “Capa Parda Alistana”, pero también en ésta hermandad, existe la apreciada matraca, que portan unos hermanos anunciando el paso de la procesión, también el hermano que lleva el bombardino y el cuarteto de viento que a lo largo del recorrido de la procesión interpretan piezas fúnebres, el resto de hermanos llevan faroles de hierro forjado, que desfilan dispuestos en forma de cruz latina. Al igual de importante que la famosa “Capa Parda Alistana”,  la imagen principal de la hermandad, el “El Santísimo Cristo del Amparo”, que data  del año 1787, atribuido a José Cifuentes Esteban según el último informe tras la restauración de la imagen en 2004 por Patricia Ganado. Para mí un cristo de igual respecto y admiración como el resto, pero lo que le hace diferente al resto es que es un cristo castellano, austero, rústico y sobrio, con dos detalles que para mí desde pequeño me llamaron la atención, en la zona de su sencilla mesa donde está la cruz con el Cristo del Amparo, se aprecia la inconfundible calavera, mención al lugar llamado Gólgota y no olvidar a los cardos que acompañan la mesa del cristo, junto con los cuatro faroles rústicos a cada esquina.  

Tres de los momentos más significativos de la procesión son, el primero justo en la Plaza Fray Diego de Deza, al lado de la Iglesia de San Ildefonso, donde se reza el Vía Crucis al paso de la procesión, el segundo momento significativo es a su paso por debajo de la Puerta del Obispo para seguir por dicha cuesta, y el tercer momento y más importante es cuando regresa a su templo de origen, la Iglesia de San Claudio de Olivares donde el coro de la hermandad entona el Miserere Popular Alistano. 


Después de todo este recorrido entre la historia de la cofradía y de su procesión del Miércoles Santo, comentaré ciertas opiniones personales y alguna que otra iniciativa de cara al futuro de la hermandad.

Como ya mencioné anteriormente, llevo en la lista de espera desde 1993, 25 años justamente he hecho este 2018. Recuerdo la última vez que la Hermandad de Penitencia me escribió una carta personal junto a mi hermano, allá por febrero del 2004, la cual sigo manteniendo, referente a la actualización de los números que hacíamos en la lista de espera como al resto de aspirantes. Según esa carta en ese año hacía el número 155 de lista de espera. Pero no fue hasta este mismo año cuando por curiosidad, la verdad y matar el gusanillo, me informé  a la hermandad para preguntarles que qué número hacía actualmente, y en febrero cuando les pregunté me informaron que hacía el aspirante número 88, sin contar con las posibles actualizaciones de bajas no comunicadas, o gente desinteresada, etc, por lo que el número sería bastante inferior, y la verdad que me alegró la noticia, aun así de que siga estando lejos de poder entrar, he avanzado bastantes puestos en la lista de espera.

Como propuesta personal de hermano aspirante, y según mis impresiones en los últimos años viendo la procesión, es que de los 150 hermanos que son, no desfilan en su totalidad, ya se lleva viendo eso hace unos años. Este año 2018, comentándolo con varios hermanos de la hermandad y según impresiones de la gente, han faltado alrededor de 25 hermanos para desfilar en la procesión, puestos que no se cubren…., si  la organización sabe o contrala el número de hermanos que saben que por motivos que sean no van a poder desfilar, con antelación, avisar a los primeros siguientes de la lista de espera, y así quitarles los años de larga espera y alegrar a toda esa gente que está esperando con ilusión y con ganas poder salir en ésta noche de Miércoles Santo acompañando al Santísimo Cristo del Amparo. Creo que lo de avanzar a los primeros de la lista (sin que les quiten el puesto a los hermanos oficiales, claro) lograría acercar más a la gente y al resto de zamoranos y zamoranas con la propia hermandad, para que vean de van poco a poco modernizándose sin perder sus valores, ya hace dos años se intentó sacar una propuesta de incrementar de 150 a 175 el número de hermanos, decisión que vi positiva, pero no salió adelante, pero bueno, simplemente digo que para que la gente de la lista de espera siga teniendo la misma ilusión que tengo yo, no pierda la esperanza en poder salir algún año, porque si no, se va a encontrar ésta hermandad que cuando vayan tirando de la gente de la lista de espera, llegado el momento, se hayan cansado de esperar y manden todo al cuerno porque hayan perdido la ilusión, las ganas y las fuerzas, como fijo que les está pasando a algunas personas, y es muy triste eso….si no le ponen remedio.

También quería mencionar lo de las personas a las que invita la propia hermandad cada año, que creo que éste año ha invitado a 3 personas, y  me parece una decisión acertada que hayan salido en la procesión. Sobre las tres personas invitadas, se las invitaron por una relación directa con nuestra Semana Santa, una ya sea porque fue el pregonero oficial en Zamora en el 2017, otra también por realizar otro pregón en este 2018, pero ésta vez de una asociación semanasantera, y la tercera, a propuesta de un hermano, se invitó a una persona con síndrome de Down, para que así tener una cercanía la propia hermandad con ese colectivo, un buen acto en mi opinión, y no olvidar su obra social con la entidad Cáritas Diocesana.


Y para finalizar, cómo crítica y opinión personal quería mencionaros algo que ha estado y sigue estando en boca de mucha gente y que indirectamente, ha relacionado a la hermandad de Las Capas, que hoy justamente hace una semana, el día 14 de abril, ha ocurrido aquí, en la provincia de Zamora. Dicho evento fue la imposición de la Capa Parda Alistana al Presidente del Gobierno en la Iglesia de la Encarnación por parte de la Asociación para la Promulgación y el Estudio de la Capa Parda Alistana.  Aunque ésta asociación haya sido la representante de entregar la capa al Presidente, todos sabemos que quien ha movido los hilos para que ocurriera ésta parafernalia, ha sido la Mancomunidad de Municipios Tierras de Aliste con el apoyo de la Diputación de Zamora, ya que muchos alcaldes de la zona de Aliste, son miembros de dicha asociación, y han metido presión junto con otras instituciones para que le entregaran la capa por parte de la asociación.

¿Cuál es el porqué de todo esto? Es muy simple, todo éste evento del 14 de abril, ha sido un acto político de un partido político en cuestión. Partido, del que son alcaldes muchos de dicha Mancomunidad, también miembros de dichas instituciones y por supuesto, en la propia asociación, por eso mismo, ellos solos han gestionado éste acto. También tener en cuenta que esto es un precedente de lo que puede venir en los próximos años, si sigue así, y que éste acto ha servido como precampaña para muchos de los presentes allí de cara a  las próximas elecciones autonómicas/municipales del próximo año 2019, sí, exacto, hay elecciones y todos los allí presentes se cuelgan la medalla de haber entregado la capa al Presidente, y para que luego los elijan de nuevo candidatos en las elecciones, está todo pensado y calculado al detalle.

¿Cuáles son las consecuencias? Para unos pocos, lo ven como un acto más, acorde a Zamora, como que se la podían entregar a cualquier persona, pero para mucha gente, no ha sido bien recibido ni apoyado el hecho de entregar la capa al Presidente del Gobierno, indistintamente de su carga político y del color que sea su formación, pero la pregunta es ¿ésta persona que ha hecho o qué méritos tiene aquí en Zamora o para la zona de Aliste para que reciba la Capa Parda Alistana? Se lo diré en unas pocas palabras: despoblación de la zona rural, desindustrialización, destrucción de miles de puestos de trabajo y de negocios…., y podría seguir…, pero parece ser que es una moda en todo el país premiar este tipo de cosas…

Y la consecuencia que diría más relevante y cercana a la Hermandad de Las Capas Pardas, es que para mucha gente, relacionan  el acto del circo que montaron el pasado día 14 con la propia hermandad indirectamente. Y esto espero que no le pase factura a la hermandad, ya que puede que mucha gente no quiera volver a ver la procesión ni saber nada de la hermandad  por dicho acto que en consecuencia les relaciona, y se quede sin apoyo de la gente por la tontería y el capricho de unos pocos sin pensar en el daño que pueda ocasionar al nombre de la hermandad, al Cristo del Amparo y a su símbolo de la Capa Parda, ya que hasta algunos hermanos de la propia hermandad están molestos porque también son personas afectadas y que tienen ahora que solventar las quejas de la gente, sin tener ninguna culpa de nada los hermanos de la hermandad. Por eso, creo que tendrían que haber consultado la propia asociación  junto con la Mancomunidad a los hermanos de la hermandad para saber su opinión al respecto de lo que tenían pensado hacer por lo menos, cosa que no hicieron, y por eso ha quedado éste hecho como muy negativamente para Zamora, como para la Semana Santa y principalmente a la hermandad de Las Capas.

Ésta crítica y opinión, que conste es personal y de ninguna persona más, ni de ninguna asociación en particular, la he escrito ya que de momento hay libertad de expresión, o por lo menos, algo queda. Por eso pido respeto al resto de personas que indirectamente guarden relación conmigo o con la asociación que ha publicado mi artículo de Las Capas Pardas, porque es eso, un artículo personal.

Un saludo a todos los semanasanteros.


Texto y fotos: Ismael Hernández

2 comentarios:

  1. Si de lo que se trata es de resaltar la identidad dr Zamora con las "castellsnías" dudo mucho que lo hagas,sino mas bien lo contrario, no hay noche castellana, y mas cuando estamos en Zamora, y por lo tanto no en Cadtilla, para encontrar esas noches castellanas debes irte mas ml este, ya casi cerca del pisuerga.
    Que sabra el burro cuando es de dia y de noche.

    ResponderEliminar
  2. Zamorana castellana? Madreeeee!!!!, Lo próximo sera: Zamora china

    ResponderEliminar