jueves, 19 de julio de 2018

Trípticos Luz Penitente

Hace ya un año que Luz Penitente lanzó a la calle unos trípticos con toda la información sobre las actividades de la Asociación, un resumen de nuestra historia y un apartado con todas las webs y redes sociales donde nos encontramos.

La idea de estos trípticos es seguir captando nuevos socios para que podamos seguir creciendo. Los podéis encontrar en todas las actividades que realizamos y en varios establecimientos en Cuaresma y Semana Santa.


viernes, 29 de junio de 2018

Nueva Proyección de "Sucedió en Viernes Santo"

Una vez más, Luz Penitente estará presente en el Verano Cultural de Villaralbo y lo haremos con una nueva proyección de "Sucedió en Viernes Santo... de 1988".

En este audiovisual de Óscar Antón, recordamos cuando TVE retransmitió la procesión de la Real Cofradía del Santo Entierro y tres grupos escultóricos de Jesús Nazareno volvieron a salir a la calle: "Crucifixión", "La Elevación de la Cruz" y "La Agonía".

Así pues, conoceremos las vivencias de los propios cargadores en los casi 20 minutos de metraje, mientras recordamos algunas imágenes del 30 aniversario de esta aventura.

"Sucedió en Viernes Santo... de 1988" se estrenó el pasado 3 de marzo en el Museo Etnográfico. Dado su éxito, se tuvieron que realizar dos proyecciones más los días 9 y 17 del mismo mes. Ahora, una nueva oportunidad para verlo el próximo domingo 8 de julio a las 22:00 horas en el Patio del Salón Cultural de Villaralbo, en la C/ San Isidro. Colabora la Asociación Cultural Jesús Triunfante y Banda Jesús Nazareno de Villaralbo.

Además, previamente, se proyectarán los mejores capítulos de "Sucedió en Viernes Santo" (2013). Esperamos vuestra asistencia. 

#VivosTodoElAño

martes, 26 de junio de 2018

ACTA DE LA ASAMBLEA GENERAL EXTRAORDINARIA


Ya podéis acceder, todos los socios, al acta de nuestra Asamblea General Extraordinaria, celebrada el pasado 24 de junio de 2018, para informaros de las medidas y objetivos aprobados en ella.

Todos los socios lo habéis recibido en vuestro correspondiente correo electrónico. Si por alguna circunstancia no lo tenéis, escribidnos a asociacionluzpenitente@gmail.com

Un saludo a todos.

martes, 15 de mayo de 2018

Novedades en el Blog

Dos son las novedades que puedes encontrar a partir de hoy en el blog:

  1. Ya puedes hacerte socio de Luz Penitente, a través del blog, rellenando un formulario de inscripción. Para acceder, únicamente hay que pinchar en la pestaña "¡Hazte socio!" y, una vez dentro, podrás descargarte el formulario. ¡Más fácil que nunca!

  2. En la parte derecha del blog, donde se encuentran todas las novedades y actividades de la Asociación o los enlaces a los posts, se ha añadido un gadget con el diploma de socio colaborador de la Junta Pro Semana Santa. Y es que la Asociación lleva, desde 2013, siendo socio colaboradora. Para ver el gadget hay que hacerlo desde un ordenador o, en caso de que sea a través de dispositivo móvil, se puede acceder pinchando en "versión web". No obstante, facilitamos la imagen en este post.

martes, 8 de mayo de 2018

Y el reloj marcó las 5


En los días grandes de la Semana Santa Zamorana estar sin dormir cuarenta horas es prácticamente normal, apenas da tiempo a echar una cabezada. Pues así estoy yo.
En mi reloj marcan las 03:00 y ya tengo preparado desde por la tarde todo lo que debo llevar para salir en procesión, en mi primera vez en Jesús Nazareno.
Contemplo el tiempo por la ventana y busco las previsiones meteorológicas por internet; da frio y lluvia y estoy algo nervioso por esto último, por suerte no llovió, pero si hizo frio, bastante. Una vez decidido a que debía ir bien abrigado empiezo a hacer recuento; túnica y caperuz romo, cruz, cíngulo y decenario, zapatos negros, medallón, ropa de abrigo, caramelos y almendras garrapiñadas, está todo listo. 

Voy a la cocina y me tomo un buen tazón de leche con galletas y algo de fruta, he de reponer fuerzas, me hará falta para aguantar el largo camino que nos espera, aunque después de recordar el trayecto que realicé el sábado cargando a Jesús de Luz y Vida no me preocupaba tanto el hecho de quedarme sin fuerzas, seguro que serán menos de 7 Km. 



Cuando mi tripa se da por satisfecha comienzo a prepararme, me aseo y salgo dirección al ayuntamiento, allí me reuniré con algunos amigos para salir todos juntos. Al traspasar la puerta del portal a la calle notando el viento en cara pienso que podré aguantarlo bien gracias al abrigo que llevo y llevar la cara cubierta, y así fue.
Y allá que voy, bajando La Morana, donde me encuentro con más hermanos, nos deseamos un buen recorrido entre todos y prosigo mi camino, Puerta La Feria, La Costanilla, ya quedaba poco, mis nervios aumentaban….Y llegué. 

Una vez todos reunidos en el ayuntamiento, punto de quedada, caminamos por detrás de la iglesia de San Juan hasta detrás del grupo escultórico La Caída, donde nos encontramos con más amigos decidiendo así salir “todos juntos en procesión” y nunca mejor dicho…. la de veces que habré escuchado esa expresión y quien me diría que la aplicaría este día. Iban pasando los minutos y allí seguíamos, justo donde comienza la Calle de Ramos Carrión, del lado derecho esperando nuestro turno de salida. 

La banda de cornetas y tambores comienza a tocar, el Cinco de Copas avanza, detrás los demás pasos pero seguimos parados, La Agonía nos adelanta… hasta que llega el momento. Son aproximadamente las 06:25, nos bajamos el caperuz y lleno de emoción acordándome de mis seres queridos comienza el que será uno de los mejores días para mí de este año. Con nosotros, La Soledad, por detrás. Tres Cruces…. allá vamos.

No llegamos a avanzar 50 metros y deciden cambiarnos de lado, por lo que mantengo un pequeño conflicto interno con la pequeña bandolera donde llevo los caramelos para cambiarla de lado y poder así repartirlos cómodamente; lo suyo me costó, pero eso es lo de menos, lo importante es disfrutar.… y vaya que si lo hice. 

¿Recordáis lo que dije al principio de ir abrigado? Bien, pues no sirvió de nada al llega a la Plaza de Alemania, donde estuvimos realizando un fondo, no sentía las manos, menos que el pasado sábado en el momento de cruzar el Puente de piedra con el viento de cara; pero al fin llegamos a las Tres Cruces, contentos descansamos y comemos, sabiendo que lo más duro estaba completado (a la vuelta con el sol ya dejándose ver no será tan duro el frio).

Tras haber descansado, encontrarnos con seres queridos y haber tomado alguna foto para el recuerdo, nos volvemos a colocar del lado derecho, ya que por comodidad lo preferíamos desde el principio, donde esta vez no nos cambiarían, alegres con eso comienza la espera hasta el inicio del camino de vuelta, minutos los cuales amenizamos hablando entre nosotros o con más hermanos contando alguna anécdota, momento divertido y algún que otro chiste generando así un buen ambiente entre los que teníamos cerca.

Ya volvemos a escuchar a la banda de cornetas y tambores, la Virgen de la Soledad va avanzando, oímos de fondo los aplausos de las reverencias y poco a poco vamos avanzando, esta vez no vamos tan atrás, estamos donde queríamos, la mitad, entre La Verónica y La Elevación; ellos lo querían por no ser ni muy delante ni muy detrás, yo por tener cerca al grupo escultórico La Crucifixión, que es mi favorito.


Vamos avanzando y…. Oh, una marcha llama mucho mi atención en el momento de pasar por La Marina, por suerte logro ver el nombre y lo recuerdo en mi mente, así podré escucharla en más momentos a la vez que recuerdo este gran día. Si no recuerdo mal la iba tocando una banda de Portugal, más adelante, en un fondo, tuve la oportunidad de charlar un poco con algunos de ellos al encontrármelos de nuevo, asique accedí a darles un par de almendras, ya que me parecieron simpáticos; en parte también porque de no ser por ellos quien sabe si habría descubierto esa marcha que me encantó durante el transcurso de la procesión..…“Jerusalen” 

Ya en la Plaza Mayor me encuentro con mi abuela, justo en el punto donde yo estaba esperando a mis amigos a las 04:30 ¿Casualidad? Asique decido darle la sorpresa mientras que ella sigue esperando a verme y la saludo, la veo feliz, contenta, está orgullosa de mi, por verme desfilar en esa procesión que tanto le nombraba de pequeño, yo con eso ya voy feliz lo que queda de recorrido.

En Ramos Carrión nos paran para que los pasos puedan llegar hasta Viriato sin gran dificultad por aquella estrecha calle, es ahí donde al ver pasar de nuevo a La Crucifixión puedo contemplarla tan de cerca como jamás lo había hecho, esa gran obra de arte que nos dejó el maravilloso artista de la gubia Ramón Álvarez. Toco la mesa con cuidado y me despido de ella hasta otro año, nos volveremos a ver. 

Ya en Viriato volvemos a hacer fondo, ya no queda nada, está cumplido, por un lado estamos alegres ya que nuestros pies agradecerán por fin descansar, pero por otra, si por nosotros fuese seguiríamos otro tanto caminando al lado de nuestras imágenes de devoción y con la cabeza alta. Cuando todos los grupos están dentro del museo, nos felicitamos y despedimos entre nosotros hasta otro año, sin duda, junto con el otro dia ya mencionado cargando en Luz y Vida, nunca los olvidaré. 


Y no quisiera terminar esta crónica sin antes mencionar aquellas cosas, las que para mí son de lo más importante en nuestra pasión y que hay que mantener vivas. Porque nuestra pasión no solo destaca por su gran arte y tradición, también lo hace por cosas imprescindibles como son el hecho de estar con tus seres queridos, los buenos ambientes tanto dentro de procesión como fuera, la gran familiaridad que se crea en estas fechas; momentos donde todos los zamoranos estamos unidos y no hay conflictos en estos días, por desgracia fuera de estas fechas no es así….. no dejemos que esto ocurra. Cuidemos lo nuestro. 

Hasta otro año compañeros.

Texto y fotos: Víctor Garrido

martes, 1 de mayo de 2018

Crónicas Semana Santa 2018


Finalizadas las crónicas de este año 2018, a continuación os las enlazamos todas para que podáis acceder a sus lecturas de manera mucho más cómoda.

Muchas gracias a todos los socios que han escrito sus crónicas y esperamos que os gusten.


lunes, 30 de abril de 2018

Al Tercer Día


2018. En teoría un año más madrugando para acudir a la llamada de "El Zorro".

Pero no, no es un año más, diversos acontecimientos lo han hecho especial y diferente. Mi ilusión por acudir a la Resurrección sigue intacta. Fue mi primera incursión en la Semana Santa, allá por el 1969, con lo cual está próxima la efemérides de mi 50 aniversario con la Cofradía.

He tenido la suerte de ver varios cambios en el desfile y todos con mucho cariño.

Pero, como decía este año ha sido singular. De ocho cofrades que solíamos salir en familia, por diversas causas sólo hemos salido tres, y uno de ellos integrado en la organización, por lo que se acorta más el grupo. Aún así hay que pensar en positivo y recordar el desfile con el mismo afecto de siempre.

Acompañando a mi Cristo voy por las calles que me vieron nacer y que este año no tuve ocasión de recordarle a mi hija (como hago todos los años) el lugar exacto. Seguro que ella lo recordó por igual.

La mañana acompaño gratamente mientras subíamos hacia el Puente y el inicio de la Cuesta del Pizarro, donde tan buenas imágenes tienen a bien realizar los grandes aficionados a la fotografía.

Pequeño descanso, sobre todo para los cargadores que con ganas y fuerza llevan al "Zorro" hacia el esperado parón en la iglesia de San Ildefonso.

 
Un descansito y agradable rato en buena compañía. En la casa del gran Antonio Pedrero entro, donde nos acoge a todos sin miramientos, ofreciendo su saludo y su hospitalidad año tras año.

De allí, con la alegría propia del día, nos encaminamos por nuestra Rúa camino a ese ansiado encuentro en la Plaza Mayor, donde por fin este año he podido disfrutar de la maravillosa Suite Sayaguesa que, con el arte del gran David Rivas y la interpretación del no menos grande Luis Antonio Pedraza, culmina una mañana excepcional.

Desgraciadamente este año tuve que retirarme por motivos laborales, pero disfruté como todos los años de un gran desfile.

Espero mejorar mis sensaciones el año próximo, acompañando en esa ocasión a la Virgen de la Alegría, a la cual tuve el honor de acompañar en mi mayordomía en 2004.

Deseo que todos disfrutemos por muchos años de nuestra gran Cofradía de Jesús Resucitado.

Un abrazo


Texto y dibujo: Anselmo Esteban

domingo, 29 de abril de 2018

La Virgen de San Juan y de Zamora

Llega por fin la tarde del Sábado Santo y como cientos de personas, me puse a guardar sitio en la puerta de la Iglesia de San Juan, mirando con cierto miedo al cielo y rogando que no pasase como la víspera y por fin no lloviera y siguiera nuestra Semana Santa adelante con sus recorridos procesionales.

La Plaza Mayor era un hervidero de gente y sobresalía sobre todo el color negro de las capas de las hermanas que iban cogiendo sitio para salir.

Al fin llega la hora, se colocan todos en su sitio y sacan a la Virgen situándola entre la Policía Municipal con su uniforme de gala y al son del himno.

Una vez fuera, subida a la mesa y se afianza la imagen ante la mirada de miles de ojos, la mayoría inmortalizando el momento con sus cámaras y al fin avanza la imagen al son de la Salve interpretada magníficamente por una Banda.


Una vez vista la salida una rápida carrera para ver la procesión ya formada y de vuelta a la Iglesia, el sitio escogido fue la calle de San Torcuato.

Una vez colocado en primera fila, se ve a lo lejos venir las luces de las velas, aunque como siempre en la Plaza de Alemania hace estragos y muchas se apagaron y se tuvieron que encender de nuevo.

Este año vi la procesión muy organizada, pero las cuatro filas, dos a cada lado hacían que debido a la proximidad, invitaba al dialogo entre ellas, sobre todo en los fondos.

Me llamó la atención la gran cantidad de madres y abuelas iniciando a sus nietas en la Semana Santa y transmitiendo  su devoción a la Virgen de Zamora. Me parece que es la mejor manera de que esa generación siga adelante con la Virgen, con lo cual quiero dar un toque a muchas de nuestras procesiones y sus listas de espera.

Una vez dicho mi punto de vista, me saca de mis pensamientos la marcha de Thalberg y el corazón me dice que ya llega ella, con sus lágrimas en las mejillas, sin saber que a la mañana siguiente a pocos metros se va a encontrar con su Hijo resucitado.

Al seguir a la procesión hasta la Plaza Mayor para escuchar (no cantar para que pueda salir el Resucitado) la Salve, con las piernas doloridas, voy pensando que otra Semana Santa más a la espalda y lo que queda para otra.



Texto y vídeo: José María Álvarez
Foto: Óscar Antón